Haga click aqui para subscribirse a nuestro boletin mensual.

Haga click abajo para leer publicaciones anteriores de Tiempos de Avivamiento.

*|MC:SUBJECT|*
View this email in your browser
Noviembre 2018
¿Se Trata de Politica?
     "¡No creo que debas mezclar la política con la iglesia!" Todos hemos escuchado ese tipo de comentario; pero ¿se ajusta esa actitud con el llamado de Dios sobre Su pueblo? Tal vez "política" no sea la palabra más adecuada, sino que deberíamos considerar nuestra responsabilidad como el pueblo de Dios de ejercer influencia en este mundo, a la vez que avanzamos los propósitos de Su Reino sobre la tierra.
    No estoy sugiriendo que el Reino de Dios avance a través del gobierno secular, pero nuestros gobiernos terrenales tienen la poderosa capacidad de ayudar u obstaculizar la obra de Dios. Por lo que nos conviene participar en elecciones.   
    Como creyentes vivimos por y en cierta medida en el Reino eterno de Dios. Anhelamos ver el día en que Su Reino se establezca sobre la tierra como lo es en los cielos; pero mientras estamos en estos cuerpos físicos, Dios ha ordenado que vivamos bajo un gobierno civil.
En el libro de Romanos leemos,
Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo.

Luego en la primera carta de Pedro leemos:
Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. Porque esta es la voluntad de Dios: que, haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey.

     Estas cartas están escritas a los creyentes donde leemos las instrucciones de Dios sobre la relación de los creyentes con la autoridad civil. A diferencia de quienes leyeron estas cartas por primera vez, tenemos el gran privilegio de poder elegir a nuestros líderes. Los primeros discípulos no tuvieron esa oportunidad, sino que fueron sometidos al gobierno de hombres malvados. ¡Se habrían sorprendido con la oportunidad de elegir a sus líderes!
     Esa elección es nuestra. Nuestra elección se hace a través de las urnas. Ahí decidimos quién hará la ley de la tierra no solo para nosotros sino también para nuestros hijos y nietos. ¡Qué gran responsabilidad! Ahí decidimos si la ley de la tierra va a dificultar o prosperar la obra del Señor en nuestras vidas personales, en nuestras iglesias y en nuestra nación. Nuestro voto decidirá quiénes serán los jueces en los muchos tribunales de justicia de todo el país. ¿Obedecerán la ley o permitirán que la política de partidos dicte su juicio? Cuando vamos a votar es obvio que nuestra preferencia personal influye mucho. A veces es difícil elegir un candidato. Nos vemos obligados a elegir entre los no cristianos, en esa situación debemos votar por aquellos que más se adhieren a una cosmovisión bíblica. Deben honrar la vida, el matrimonio, la libertad de conciencia y la libertad religiosa.
     ¿Estás cumpliendo con tu deber bíblico al emitir tu voto? ¿Votas? Votar es como estar de acuerdo levantando tu voz. ¿Qué estás aceptando? A veces la agenda está oculta, incluso cubierta intencionalmente con mentiras para ganar el voto. Debes orar antes de votar y esperar que Dios te dirija. En estos días, los candidatos representan una "plataforma" de la agenda del partido político en particular con el que están alineados. Cuando votas también estás de acuerdo con su partido. Pregúntate, ¿es bíblico, moral, anticristiano? procura tener paz antes de emitir tu voto. ¡Debes orar y luego votar!
     ¿Por qué escribo de esta manera? Estoy convencida de que, como nación, estamos desesperadamente necesitados de un nuevo mover del Espíritu de Dios que nos impida alejarnos de Dios y nos lleve al arrepentimiento. Las oraciones del remanente fiel no han cesado, aumentan año tras año y nuestro amoroso Padre celestial promete responder a la oración. Cuando los justos gobiernan, el pueblo se regocija. Si desempeñamos fielmente nuestra parte en la creación de un camino para la justicia en lugares públicos, en nuestras escuelas, en los tribunales y en cada nivel de gobierno, creo que el Señor hará lo que ninguno de nosotros puede hacer.
     Padre, ten misericordia de nuestra nación, intervén en nuestra actitud de alejarnos de ti, lleva a tu pueblo al arrepentimiento por quedarse de brazos cruzados en desobediencia mientras que el enemigo ha invadido y desmantelado sistemáticamente las estructuras cristianas de los Estados Unidos. Espíritus inmundos han tomado el control de las mentes de tantos que son guiados a engaño. Padre perdónanos. Ten misericordia de nosotros y haz que nos volvamos a las primeras obras, que te amemos y guardemos tus mandamientos. Padre, sana nuestra tierra. 

- Eileen Vincent
Donar
Copyright © 2018, City Reachers, For the Love of San Antonio, All rights reserved.

Nuestra dirección de correo postal:
8023 Vantage Dr. Suite 640, San Antonio, TX 78230
(210) 558-0755 * www.cityreachers.net cityreachers@cityreachers.net 

Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.
ul { list-style-image: url('sqblack.gif'); }